Cómo ahorrar dinero en calentadores de agua sin tanque

Calentador de agua sin tanque
Califica esta publicación

Calentador de agua sin tanque Hay varios tipos de sistemas de agua caliente bajo demanda, incluyendo: sistemas de recirculación, sistemas de bombeo bajo demanda, sistemas de termosifón y calentadores de agua de punto de uso. Estos sistemas pueden o no ahorrar agua en su hogar dependiendo de su situación específica y del tipo de sistema que instale.

Pocos estudios han evaluado el potencial de ahorro de agua de estos dispositivos. Un estudio realizado en 2000 en Westminster, Colorado, evalu√≥ los sistemas de agua caliente bajo demanda en seis hogares y en un grupo de casas de control (Mayer y DeOreo, 2000). Este estudio encontr√≥ evidencia de una reducci√≥n en el uso de duchas en los seis hogares con sistemas bajo demanda. Sin embargo, estas seis casas usaron m√°s agua para sus ba√Īos que el grupo de control. El uso combinado de ducha y ba√Īo fue id√©ntico entre los dos grupos de estudio. El estudio concluy√≥ que no hab√≠a «ning√ļn ahorro global estad√≠sticamente verificable» asociado a los sistemas de agua caliente bajo demanda, ya sea por la eficacia de los sistemas o por el peque√Īo tama√Īo de la muestra.

Un estudio reciente inédito en San José, California, evaluó los sistemas de agua caliente bajo demanda en unas diez casas unifamiliares (de la Piedra, 2001). Este estudio encontró ahorros de agua muy limitados en los hogares del estudio que fueron sustancialmente menores de lo que el fabricante había reclamado.

Si estos dispositivos han de incluirse como parte de programas integrales de conservación de agua, se debe demostrar, mediante una evaluación independiente, que ahorran agua. En este punto, el potencial de ahorro de agua de los sistemas de agua caliente bajo demanda es incierto.

Ahorros de energía en el sistema de agua caliente a pedido

Los fabricantes de sistemas de agua caliente bajo demanda afirman que sus dispositivos pueden ahorrar 200 d√≥lares al a√Īo en costes de calefacci√≥n de agua caliente. De ser cierto, esto supondr√≠a un ahorro sustancial. No se pudo localizar ning√ļn estudio de investigaci√≥n independiente que evaluara el ahorro de energ√≠a de estos dispositivos.

Incluso sin comprar un sistema de agua caliente a pedido, bajar la temperatura de su calentador de agua entre 10¬ļF y 25¬ļF, le ahorrar√° entre 5% y 15% de energ√≠a para calentar el agua (U.S. Dept. of Energy, 2001).

Reducir el uso de agua caliente y la temperatura es una excelente manera de ahorrar energía. Los sistemas de agua caliente bajo demanda pueden ser una buena opción para reducir la demanda de agua caliente, pero se necesita investigación adicional para validar las afirmaciones de ahorro de los fabricantes.

Beneficios y costos

Hasta que no se disponga de una verificación independiente de los ahorros de agua y energía de los sistemas de agua caliente bajo demanda, no será posible calcular con precisión los beneficios y costes de estos dispositivos.

Los sistemas de agua caliente a pedido empiezan a costar alrededor de $200 y a partir de ahí suben. El costo depende del tipo de sistema adquirido.

Si el ahorro de energ√≠a es de unos 200 d√≥lares al a√Īo (como sugieren algunos fabricantes), entonces estos dispositivos ser√≠an rentables y el per√≠odo de amortizaci√≥n estar√≠a f√°cilmente dentro de la esperanza de vida del producto.

Beneficios ambientales

En este momento, los beneficios ambientales de los sistemas de agua caliente bajo demanda son inciertos. Aunque estos sistemas est√°n dise√Īados para reducir el uso de agua y energ√≠a, no ha habido estudios concluyentes que demuestren el ahorro de agua o energ√≠a. Se necesita m√°s investigaci√≥n para determinar qu√© impacto tienen estos sistemas en el medio ambiente.

Tendencias futuras

Los sistemas de agua caliente bajo demanda pueden tener potencial como un producto de conveniencia si no es un dispositivo de conservaci√≥n de agua. Actualmente no pueden considerarse un producto «imprescindible» como un lavarropas o un lavavajillas. El ahorro de agua verificado tendr√° que mejorar antes de que las empresas de servicios p√ļblicos dediquen tiempo y esfuerzo a la promoci√≥n de estos productos.

El stock actual de calentadores de agua caliente bajo demanda podría mejorarse automatizando su funcionamiento. En muchos sistemas, el usuario debe activar una bomba pulsando un botón antes de usar agua caliente. Si este paso de activación pudiera estar ligado al mecanismo de la llave de modo que al encender el accesorio de la llave de agua caliente se activara automáticamente la bomba, estos sistemas serían mucho mejores.

Punto de uso
Los calentadores de agua de punto de uso pueden ofrecer una alternativa a los sistemas tradicionales de calefacci√≥n de agua caliente para algunos propietarios de viviendas. Estos sistemas ofrecen algunas ventajas y desventajas dependiendo de cada situaci√≥n individual. Los calentadores de agua de punto de uso tambi√©n se conocen como calentadores «sin tanque» porque no tienen (o s√≥lo tienen un peque√Īo) tanque de almacenamiento. Son unidades relativamente peque√Īas que suministran agua caliente bajo demanda. Utilizan gas o electricidad como combustible y pueden instalarse cerca de los puntos de demanda, como debajo de los fregaderos de las cocinas. A menudo son m√°s caros que los calentadores de agua convencionales, pero pueden costar menos de operar ya que no mantienen el tanque lleno de agua caliente cuando no est√°n en uso. Un calentador de punto de uso t√≠picamente proporciona 1-2 galones de agua caliente por minuto. Antes de instalar un calentador de agua de punto de uso en su casa, aseg√ļrese de que su capacidad reducida sea adecuada para sus necesidades.

Investigación de sistemas de agua caliente bajo demanda

Los fabricantes est√°n investigando activamente nuevos dise√Īos, productos y tecnolog√≠as de calentadores de agua caliente bajo demanda. Sin embargo, dado que no se trata de art√≠culos con un volumen de ventas especialmente elevado, la investigaci√≥n y el desarrollo suelen ser lentos.

Pocos estudios han evaluado el potencial de ahorro de agua de estos dispositivos. Un estudio realizado en 2000 en Westminster, Colorado, evalu√≥ los sistemas de agua caliente bajo demanda en seis hogares y en un grupo de casas de control (Mayer y DeOreo, 2000). Este estudio encontr√≥ evidencia de una reducci√≥n en el uso de duchas en los seis hogares con sistemas bajo demanda. Sin embargo, estas seis casas usaron m√°s agua para sus ba√Īos que el grupo de control. El uso combinado de ducha y ba√Īo fue id√©ntico entre los dos grupos de estudio. El estudio concluy√≥ que no hab√≠a «ning√ļn ahorro global estad√≠sticamente vertical» asociado a los sistemas de agua caliente bajo demanda, ya sea por la eficacia de los sistemas o por el peque√Īo tama√Īo de la muestra.

Un estudio reciente no publicado por el Distrito de Agua del Valle de Santa Clara en San José, California, evaluó los sistemas de agua caliente bajo demanda en unas diez casas unifamiliares (de la Piedra, 2001). Este estudio encontró ahorros limitados de agua en las casas de estudio. Estos ahorros fueron sustancialmente menores de los que el fabricante había declarado.

Si estos dispositivos van a ser incluidos como parte de programas integrales de conservación de agua, deben ser demostrados, a través de una evaluación independiente, para ahorrar agua. En este punto, el potencial de ahorro de agua de los sistemas de agua caliente bajo demanda es incierto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *